Image

Cifras siguen en caída: ¿Por qué los chilenos no están comprando autos nuevos?

El mercado automotriz local marca su vigésima caída consecutiva. Marzo, por su parte, marcó el peor desempeño desde el 2020.

De acuerdo con el informe más reciente de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), las ventas de vehículos nuevos durante marzo superaron las 23 mil unidades, evidenciando una contracción de más del 30% respecto al mismo período del año anterior. 

Este declive se atribuye principalmente a la disminución en la inversión empresarial y la menor liquidez en los hogares chilenos. Según ANAC, las nuevas regulaciones implementadas también contribuirían a la baja. Específicamente, el cambio en la normativa de emisiones de EURO 5 a EURO 6b para vehículos livianos y medianos en marzo del año pasado obligó a adelantar las inscripciones y patentamientos, lo que generó una base comparativa alta para marzo de 2023. Dicho mes cerró con más de 37.000 vehículos vendidos, un número elevado en comparación con la media de los últimos diez años.

Camionetas, las más afectadas

En cuanto al acumulado del primer trimestre de 2024, se vendieron 71.092 unidades, lo que representa una disminución del 22,2% en relación a los mismos meses del año anterior. La venta de vehículos livianos y medianos ha mostrado variaciones notables, destacándose la pronunciada caída en el segmento de camionetas durante marzo.

El informe destaca que las pick-ups experimentaron la mayor contracción, con una reducción del 60% en comparación con marzo de 2023, mientras que los SUVs registraron la menor caída, con un 17,7%.

Esta situación plantea desafíos importantes para la seguridad en las calles, ya que la renovación del parque automotor es clave para mantener estándares óptimos de seguridad vial

La implementación de nuevas regulaciones de emisiones busca, por su parte, promover el uso de vehículos más limpios y eficientes, pero también es crucial garantizar que los vehículos en circulación cuenten con las últimas tecnologías de seguridad. 

Esta caída podría ralentizar este proceso, lo que resalta la necesidad de políticas que fomenten la actualización del parque vehicular. El mercado automotriz chileno enfrenta un periodo de incertidumbre que lo obliga a observar cómo se adaptan tanto consumidores como fabricantes a las nuevas dinámicas económicas y regulatorias del país.

Compartir:

También te podría interesar

Descubre más desde Háblame de Chile | Entrevistas del mundo emprendedor chileno

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo